lunes, 9 de febrero de 2015

Las viandas





Hace unas semanas que me mudé y siendo conocedor de la costumbre de agasajar con viandas al recién llegado, tenía previsto no abrir la puerta para dejar claro mi carácter huraño, pero el gato entró por alguna ventana, obligándome a devolverlo a una dueña que, bandeja de galletas en mano, esperaba paciente en la entrada. Le entregué el dichoso animal y acepté de mala gana el presente.
Por la noche me despertaron unos maullidos. Me encontré con unos ojos felinos observándome en la oscuridad. No sé por dónde entró, pues dejé todo cerrado antes de acostarme. Empecé a vivir en tensión, a la escucha de cualquier ruido. Apuntalé las ventanas, y aún así, en la oscuridad seguía encontrándolo a los pies de mi cama.

Hallé la solución en la misma costumbre de la cual quería huir. Todo terminó cuando regalé a mi vecina un pastel de carne que comió con ansiedad, mientras buscaba al pobre gato.





Este microrrelato está incluido en el Libro Concurso Homenaje a Allan Poe de la Editorial ArtGerust.

23 comentarios:

  1. Buenos días amiga Abril, un placer volver a leerte, se te echaba de menos, me ha encantado el microrrelato. ¡Mis felicitaciones por este escrito Poeniano. ¡Muchos besos felinos! Gema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gema. Asocio a los gatos con Poe, "El gato negro" es uno de los relatos que más me han gustado siempre.
      Un beso!

      Eliminar
  2. Pobre gato D: Eso me ha recordado un poco a sweeny todd por lo del pastel de gato, pero sin duda ha sido un microrrelato bonito.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vi la película de Tim Burton, aunque no recuerdo ese detalle y ahora me he quedado con la curiosidad.
      Un beso!

      Eliminar
  3. Qué gran microrrelato, me ha encantado! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado Tizire!
      Un beso

      Eliminar
  4. Muy bueno este relato, con fluidez para leerlo y con ansiedad por saber el desenlace y claro pobre del gato ya no maulló más.
    Enhorabuena por ese merecimiento al incluir esta historia en ese libro de la editorial ArtGerust.
    Un beso Abril.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Puri, en el libro se han incluido microrrelatos escogidos de un concurso. La verdad, es que fue una alegría cuando lo supe.
      Un beso

      Eliminar
  5. Menudo pastel, jeje. Genial!!! Enhorabuena!!!! Me alegro mucho por ti. Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias compi! Eso, menudo pastel, no lo podría haber expresado mejor.
      Un besote

      Eliminar
  6. Es un micro muy bueno Abril. Me gusta como incluyes el gato y toda esa atmósfera de misterio y claustrofobia que nos lleva a los relatos de Poe, sin duda merece estar en la recopilación. Felicidades!!
    Saludos!!
    Sandra Sánchez.

    (Como veo que tienes mi blog enlazado, aprovecho para darte la nueva dirección que tiene (es el mismo blog sólo cambia la dirección) ya que si no, al pinchar en la entrada o al buscarlo te saldrá que no existe, si me permites te la dejo aquí: www.letricidiospremeditados.blogspot.com )
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues justo ayer por la mañana quise entrar en tu blog y no pude, pensé que a lo mejor era algo momentáneo. Me alegro que me des la dirección buena, no pensaba que realmente hubieras borrado el blog, sería una pena!
      Un beso

      Eliminar
  7. Qué buen micro! Me ha gustado mucho el modo en que consigues crear un ambiente oscuro, tenso, claustrofóbico, como ha señalado Pulgacroft. Y el final! Pobre gato...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me gusta matar gatos, pobrecillos, me encantan, pero era el toque Poeniano.
      Gracias por tu comentario y tus visitas, Margari.
      Un besote

      Eliminar
  8. ¡Qué bueno! Seguro que no volverá...Me pareció estupendo cuando al fin asocié al gato con el pastel y la verdad es que quedó claro pero está visto que yo pienso siempre lo más inocente. Es una excusa, claro. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo que leer algunos microrrelatos dos veces para descifrar el argumento, es normal, porque a demás cuentan poco sin ser explícitos.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Enhorabuena Abril ,siempre es un lujazo leerte. Me encanta Poe y este microrrelato tiene toda su esencia.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lujo es tenerte por aquí. A mí también me encanta Poe, por eso cuando vi la temática del concurso no dudé en participar.
      Un beso!

      Eliminar
  10. Hola!!! Me encanta como escribes, alucinante!!! Sigue así!
    Te sigo desde ya :)
    Mi blog: http://unadosisdelectura.blogspot.com.es
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mar y bienvenida. También te sigo.
      Besos!

      Eliminar
  11. Contundente final, aunque se podria llevar el relato un poco mas allá: al fin y al cabo, generalmente, los personajes de Poe (de una u otra manera), terminaban pagando por sus pecados. Por ejemplo, que al fondo del pastel de carne, la mujer encuentre una oreja o una pata del gato justo en el momento en que el asesino creía que se saldría con la suya y jamás saldría descubierto: se le pasó por alto ese "detalle" que lo terminó por delatar.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!