jueves, 14 de mayo de 2015

Aroma





Una mañana en la butaca,
las cenizas suspendidas
encima del cenicero
por la brisa que entra
a través de la puerta.
Un calcetín sucio
busca su media naranja
entre los cojines del sofá,
y el sujetador olvidado
en una silla,
es el único resto de amor
que se puede acariciar todavía.
Mientras él se despereza lentamente
en la butaca
sin saber que ella se ha ido,
su perfume
aún se mezcla
con la brisa que corre
por la puerta entreabierta.


Foto: Jay Mantri

25 comentarios:

  1. Para evocar un recuerdo nada como un aroma...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente un libro que habla sobre Aromas, de Philippe Claudel, una maravilla, describe perfectamente tu comentario.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Inspirado, evocador, sincero y un tantico realista y creo que esto se debe a la sinceridad. Me ha gustado de verdad trotar en el caballo de su lectura ágil. Un buen poema. Gracias por compartirlo. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una historia cotidiana que todo el mundo reconoce, y el aroma que todos lo identificamos con algo o alguien.
      Un abrazo Franziska.

      Eliminar
  3. Hola Abril, buenas noches.
    Me ha recordado tanto a mi cuento Las manos del carpintero... "...Hasta el café olía a ella"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me vas a tener que poner un enlace para que lea tu cuento, porque en tu blog no sé buscarlo.
      Saludos!

      Eliminar
    2. Cómo que no ? Está en Mis relatos...
      Bien, en cualquier caso http://losadoquineslaplaya.blogspot.com.es/2014/11/las-manos_29.html

      Eliminar
    3. Gracias, ya he podido leerlo y te he dejado un comentario.

      Eliminar
  4. Esos últimos restos de perfume, que están tan mezclados con el resto de aromas que sabes que no volverá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tantos aromas que se mezclan en el ambiente que despiertan todos nuestros sentidos.
      Abrazos

      Eliminar
  5. He estado en esa habitación.
    Gracias por hacerlo también.
    Besos, besos, besos :)

    Vérsame en tu boca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que leyendo te hayas transportado hasta allí.
      Un beso grande

      Eliminar
  6. Un aroma te eboca un recuerdo. Bonito poema. Que buena eres uniendo letras bonitas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Virginia. Los aromas nos dicen tantas cosas.
      Besos

      Eliminar
  7. Un aroma te eboca un recuerdo. Bonito poema. Que buena eres uniendo letras bonitas

    ResponderEliminar
  8. Respuestas
    1. Me quedo con ese corazón, gracias!
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Recreas muy bien ese después, ese momento en que los amantes quieren recuperar el momento vivido y descubren un aroma que les retrotrae al pasado.
    Abril describes momentos que muchos vivimos.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
  10. Gracias Puri, me gusta describir situaciones comunes, que quizás todos alguna vez hayamos vivido.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. En esas mañana es mejor no recordar nada, pero esos objetos no van a permitir que suceda y el día, la semana, el año, la vida pueden quedar detenidos.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te has metido de lleno en el poema, puede que la noche hubiera sido un poco loca y es mejor no recordar, pero quien sabe, puede ser tantas cosas.
      Gracias por tu punto de vista, un abrazo.

      Eliminar
  12. Historias cotidianas y olores que evocan toda una historia que no siempre queremos recordar
    Muy hermoso
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas historias detrás, y están en la imaginación del que lee, la tuya se acerca bastante a la mía.
      Muchas gracias.
      Besos

      Eliminar
  13. Me ha gustado mucho el final ^^ Seguro que a cada uno nos ha recordado un olor que tenemos clavado dentro :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  14. El aroma que dejó un momento vivido ... muy lindo, besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!