lunes, 6 de abril de 2015

Madrugada




     La calle desierta a estas horas parece distinta,
     se despereza lentamente
     cuando subo al coche cada amanecer,
     autómata de la rutina.
     Los papeles en la mesa me esperan.
     La mañana abre los ojos fuera,
     mientras cierro las persianas
     de la oficina dentro.
     La vida que entra a través de las ventanas,
     se refleja en la pantalla
     haciéndome olvidar las tareas
     cuando habla, 
     y no quiero escucharla,
     porque parece que dice:
     “déjalo todo, ven”
     y no puedo irme.


Foto: Bruno Marinho

20 comentarios:

  1. Y lo bien que sienta caminar por la madrugada por la calle sin nadie...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bonito y solitario, la calle se ve diferente...
      Un beso!

      Eliminar
  2. Yo alguna vez o de vez en cuando, rompería el horario, me escaparía me iría un ratito a esperar que fuera apareciendo la gente, me tomaria un chocolate con churros aunque tu dieta de lo prohiba, rompería las reglas... si es eso lo que te apetece, hazlo. Siempre tendrás una averia en el motor del coche a la que echarle la culpa del retraso. Estoy segura que después de la inocente travesura, el trabajo lo harás en menos tiempo y terminarás muchomás relajada.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has hecho reír Franziska, estaría bien probarlo algún día.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Y un pequeño ratito, chiquitín, chiquitín? Que estos momentos mágicos hay que disfrutarlos...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, los momentos mágicos hay que disfrutarlos, así se puede empezar el día con optimismo.
      Un besote

      Eliminar
  4. Precioso poema Abril, cada día escribes más bonito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rita, siempre me miras con buenos ojos.
      Otro abrazo

      Eliminar
  5. Holii! Como siempre un poema precioso. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor! Me alegro de leerte, gracias por pasarte.
      Un beso

      Eliminar
  6. Qué bien describes ese momento del "quiero irme pero no puedo". Dura un momento, luego el día se nos come, pero ahí está...

    Genial

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suelo ser bastante dada a evadirme de la vida real, disfruto imaginando que estoy en otro sitio, creo que por eso la escritura me gusta tanto, porque me permite transportarme allí donde no puedo ir.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Una poesía que refleja la situación por la que pasamos muchos cuando nos desperezamos al tiempo que las calles y nos introducimos en la vorágine de la vida diaria.
    Abril una poesía muy descriptiva .
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un momento del día un poco raro, por la prisa de llegar a tiempo, a la vez que estás un poco dormida y las calles tan vacías, tan diferentes...
      Un beso Puri.

      Eliminar
  8. Precioso!!! te veo dotes en esto también!!!! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy haciendo mis pinitos en poesía, hay días en que lo necesito.
      Un beso grande!

      Eliminar
  9. Bonito texto. Me ha gustado el final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier por acercarte a este pequeño espacio.
      Saludos

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Me alegro mucho, y bienvenido!

      Un abrazo

      Eliminar

¡Gracias por comentar!